Exposición de fotos históricas sobre el barrio de Egia

Garbera acoge desde el  día 16 de mayo, y hasta el 5 de junio una exposición histórica sobre Egia, compuesta por 26 fotografías a través de las cuales se podrá revivir o descubrir cómo era el barrio y cómo se ha desarrollado a lo largo de los siglos. La muestra parte de una colaboración de Garbera con Gordegia, una asociación que se encarga de nutrir, preservar y documentar el archivo gráfico de Egia, que cuenta con miles de imágenes a las que se puede acceder en la web https://gordegia.eus/es/.

Este es el sexto año que se organiza una exposición de estas características en Garbera, ya que nos encanta trabajar con nuestra comunidad y con las distintas asociaciones de los barrios para que puedan difundir su cultura y costumbres.

En esta ocasión, la exposición está planteada en cinco ámbitos: el antiguo Egia rural, el Egia en expansión, el Egia industrial y obrero, el Egia luchador y el Egia festivo. Las primeras imágenes, en blanco y negro, datan de finales del siglo XIX y en ellas se puede ver desde la llegada del ferrocarril al barrio, hasta la canalización del río o la superficie del Egia de antaño cuando llegaba hasta Pío XII.

Si quieres aprender más de nuestra historia, acércate a las visitas guiadas que realizaremos los días 

📅 17 de mayo a las 18:30h

📅 24 de mayo a las 18:30

Todas estas fotografías y muchas  están recogidas en un libro titulado TXURRUTALA  y que está a la venta en Recepción por 25€.

De la ‘playa’ de Egia a sus frontones

Así, en el primer apartado de la exposición se vislumbra la transformación y el cambio de un barrio “en cuesta, que durante muchos años fue olvidado por quienes diseñaban la ciudad”, según exponen desde Gordegia. Egia fue un barrio rural hasta finales del XIX, compuesto por unos 70 caseríos repartidos en una amplia zona que abarcaba desde La Zurriola hasta Martutene y desde el Urumea hasta la muga con Altza-Intxaurrondo. Fue en ese siglo cuando la ciudad comenzó a expandirse y los terrenos de los barrios colindantes al centro empezaron a acoger infraestructuras, villas-palacio o fábricas, lo que hizo desaparecer poco a poco casi todos los viejos caseríos, conservándose en la actualidad tan solo media docena.

La exposición que acoge Garbera muestra también imágenes como la del transporte de un cañón durante la guerra carlista en 1875, en la que aparece una vista general del barrio donde se puede ver el palacio Alonso Martínez (ikastola Aitor), el caserío Toloregoia, la Villa Toledo (Residencia La Paz), el caserío Aldapa, Ubetene y el palacio Alkolea (Quirón). Otra curiosa fotografía es la de la construcción de la ‘pared’ del Urumea en 1906 para canalizar el río, que dio como resultado el paseo de Francia y la desaparición de la ‘playa’ de Egia.

A través de la muestra, los visitantes pueden ser testigos de infraestructuras ya desaparecidas como la plaza de toros; Errota Txiki, un molino de mareas situado en la zona de Mundaiz que llegó a ser una sidrería y al que se acercaban los vecinos de Amara en txanelas; transformaciones como la calle Virgen del Carmen que fue construida en 1878 para conectar con el nuevo cementerio; o de Polloe, por entonces un caserío-palacio ubicado donde actualmente se encuentra el camposanto. Sorprendentes también son las fotografías de los frontones de Egia, barrio que llegó a contar con cuatro: el municipal inaugurado en 1914; el de Atotxa, el primero de Donostia diseñado para este fin; el Jai Alai Moderno, uno de los primeros frontones cubiertos; y el Maitea.

 

Barricadas, protestas y fiestas

 El Egia obrero-industrial tiene gran peso en esta exposición, en la que se muestra cómo el barrio empezó a enriquecerse con la llegada de personas de otros lugares de Gipuzkoa y del Estado. El barrio contaba con industrias de buen tamaño como Tabakalera, La Tejería o Múgica, y también con talleres más pequeños de marmolería, confección, carpintería, herraje o transporte. De ahí la muestra pasa a descubrir el Egia luchador con imágenes sobre las históricas barricadas del 1 de septiembre de 1979 tras la muerte del vecino Iñaki Quijera a manos de la policía; las protestas por el asesinato de la militante ecologista Gladys del Estal en junio de ese mismo año; o las manifestaciones a la cárcel de Martutene.

 Por último, las imágenes repasan el ambiente fiestero del barrio, con sus míticas sociedades gastronómicas como Ur Zaleak o Donosti Gain que organizaban festejos como ‘Maddalenak’ o las fiestas del Koro, cuando en Egia prácticamente todas las calles contaban con sus particulares celebraciones. En 1982 desaparecieron estas fiestas particulares y se dio la bienvenida a los actuales ‘Porrontxos’.

Gordegia ha utilizado para esta exposición fotografías de archivos particulares de personas del barrio de Egia, así como imágenes pertenecientes a entidades como Kutxateka de Kutxa Fundazioa, Museo San Telmo, Áncora (la asociación que defiende el patrimonio de Donostia), una colección del fotógrafo Fernando Postigo u otra de la familia Brunet.

ESPERAMOS QUE OS GUSTE